0

Cubo de Rubik no puede protegerse como marca según TJCE

 

El TJCE ha dictaminado que la forma del rompecabezas "cubo de Rubik" no puede protegerse como marca.

La posibilidad de proteger la marca tridimensional "Rubik's Cube″ lleva varios años ocupando los despachos y los tribunales. Ahora, en una reciente sentencia de 24 de octubre de 2019, el TJUE ha confirmado la declaración de nulidad de la marca por parte de la EUIPO y ha denegado la protección de la misma.

En consecuencia, el TJCE sigue en la segunda vuelta el principio establecido por el TJCE de que la evaluación de la funcionalidad de la forma de un producto, que es decisiva para la elegibilidad de la marca, no puede limitarse a las características externamente visibles.

EUIPO: No hay protección de marca para el "Cubo de Rubik

El "Cubo de Rubik″ fue registrado en 1999 como marca tridimensional de la UE a favor de Seven Towns para los productos "rompecabezas tridimensionales″. En 2006, Simba Toys solicitó a la EUIPO la nulidad de dicha marca. No era susceptible de protección en virtud del derecho de marcas, pero como solución técnica, que radicaba en la posibilidad de girar el cubo, era exclusivamente susceptible de protección en virtud del derecho de patentes. La EUIPO rechazó la solicitud.

TJCE: Elementos no visibles irrelevantes

Simba Toys interpuso un recurso ante el TJUE y solicitó la anulación de la resolución de la EUIPO. La EUIPO desestimó la solicitud en su sentencia de 25 de noviembre de 2014 (T-450/09), afirmando entonces que la forma cúbica protegida no contenía una solución técnica que impidiera proteger la forma como marca. En la medida en que una solución técnica característica del "Cubo de Rubik″ resultaba de un mecanismo no visible en el interior del cubo, esto no debía tenerse en cuenta a la hora de apreciar la posibilidad de proteger la marca.

TJCE: Consideración de elementos no visibles también.

Simba Toys recurrió al TJCE. En su sentencia de 10 de noviembre de 2016 (C-30/15 P), el TJUE anuló la sentencia del TPI y, por tanto, también la resolución de la EUIPO. La razón aducida fue que, al evaluar si el cubo contenía una solución técnica, también debían haberse tenido en cuenta los elementos no visibles de los productos representados.

EUIPO la segunda: Anulación sobre la base de características funcionales esenciales

En consecuencia, la EUIPO tuvo que tomar una nueva decisión teniendo en cuenta también los elementos técnicos invisibles del "Cubo de Rubik″. Mediante resolución de 19 de junio de 2017, la Oficina consideró que el "Cubo de Rubik″ tenía tres características esenciales: la forma del cubo en su conjunto, las líneas negras y los cuadrados de cada lado del cubo y los diferentes colores de las seis caras.

En última instancia, cada una de esas características individuales es necesaria para producir el efecto técnico, es decir, la posibilidad de girar de tal manera que los colores y los cuadrados estén correctamente dispuestos según el objetivo del juego. Dado que el Reglamento sobre la marca de la UE no permite el registro de una forma cuyas características esenciales son necesarias para lograr un resultado técnico, la marca se registró infringiendo el Reglamento sobre la marca de la UE (Reglamento (CE) nº 2017/1001) y, en consecuencia, de forma ilegal. En consecuencia, la marca fue anulada por la Oficina. Simba Toys volvió a interponer un recurso ante el TPI.

TJCE el segundo: "El cubo de Rubik″ no debió ser registrado como marca

En su segunda y actual decisión, el TJCE siguió esencialmente el razonamiento de la EUIPO y también concluyó que el "Rubik's Cube″ no debería haber sido registrado como marca. Consideró que la apreciación de la EUIPO de que los diferentes colores de las seis caras del cubo eran una característica esencial de la marca era errónea desde el punto de vista jurídico. Sin embargo, estuvo de acuerdo con la EUIPO en todos los demás puntos.
Forma del producto y líneas negras necesarias para conseguir el efecto técnico

La forma del producto, es decir, la de un cubo compuesto en cada lado por filas de cubos más pequeños de diferentes colores que pueden girar sobre su propio eje, es necesaria para lograr el resultado técnico. Lo mismo ocurre con las líneas negras que dividen el cubo por cada lado en nueve cuadrados del mismo tamaño, dispuestos en tres filas de tres cuadrados cada una.

A este respecto, también es irrelevante que el efecto técnico pueda conseguirse también de otra manera. El hecho de que el mismo efecto técnico pudiera lograrse también eligiendo formas alternativas de diseño era irrelevante para la conclusión de que la marca no podía registrarse como tal.

En conclusión, el tribunal sostuvo que la forma del cubo estaba inextricablemente vinculada a la estructura cuadriculada de las líneas negras que dividen cada lado del cubo en nueve cubos pequeños del mismo tamaño y a la función del producto específico, a saber, la posibilidad de girar horizontal y verticalmente las filas individuales de cubos.

El TJCE continúa con su estricta jurisprudencia

El TJCE ya ha manifestado en varias decisiones que se requiere una línea restrictiva para el registro de formas tridimensionales de productos. El TJCE ha seguido esta línea en la presente decisión. Ya en la sentencia "Lego″ del TJUE de 2010 (GRUR 2010, 1008), el TJUE había declarado que la protección de las marcas no debe servir para eludir la limitación temporal de otras propiedades intelectuales.

Ahora se ha aclarado que este principio no sólo se aplica si la enseñanza técnica del producto ya es reconocible en una vista puramente externa del producto, sino también si la enseñanza técnica se refiere a la vida interior del producto y no es reconocible en el exterior.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *